Un correo corporativo es una excelente herramienta para desarrollar y promocionar tu marca personal o corporativa. Un correo corporativo es aquel cuyo dominio es propio y no está asociado a ningún servidor público como pueden ser Gmail, Yahoo o Hotmail, [email protected] sería un ejemplo de correo corporativo.

Internet es una red gigantesca de alcance global, la diferenciación es clave para dejar de ser un pececito en el mar digital y darse a conocer. Adicionalmente, el email marketing es una de las estrategias de marketing digital más rentables y efectivas. La creación de una base de datos sólida y un dominio de referencia te permitirá mejorar las acciones en un futuro.

¿Cómo crear un correo corporativo?

Para conseguir un correo corporativo es necesario tener un dominio propio con el nombre de tu empresa, el tuyo propio o de la manera que te quieras dar a conocer.Este será el centro neurálgico de toda tu comunicación y el dominio que escojas, aunque es posible cambiarlo, te acompañará durante un tiempo y te hará identificable. Por esta razón es importante pensar el objetivo del mismo. El precio de un dominio suele ser accesibles para cualquier bolsillo, aunque puede variar en función del nombre que escojamos o la extensión.

¿Necesito tener una web para tener un correo corporativo?

La respuesta corta es No, pero… (es curioso como siempre hay un pero). Los dominios te hacen identificable y accesible, pero en la gran mayoría de casos están asociados a una página web. Los curiosos o los profesionales que quieran saber más de ti usarán tu dominio para “investigar” lo que hace.

¿Qué ventajas tiene utilizar un correo corporativo?

Tener un correo corporativo abre una nueva puerta a la comunicación de tu empresa. Vemos algunas de las razones que tenemos para comenzar a usar tu correo corporativo:

  1. Ofrece una imagen profesional: Como comenté al principio, en un mundo cada vez más competitivo es importante diferenciarse.Citando a Oscar Wilde: “No existe una segunda oportunidad para una primera impresión”. Esto es una máxima en los negocios y ha de estar acompañado de resultados y un saber hacer. En base  a esto, la tarjeta de visita es clave. El impacto sobre la “profesionalidad” que tenemos a la hora de ofrecer una tarjeta que sea @midominio.com o @gmail.com por ejemplo puede ser clave a la hora de contratar.
  2. Ofrece información adicional: Los correos corporativos están, por regla general, ligados a una web con información. A la hora de ofrecer nuestros servicios la posibilidad de que el posible cliente “investigue” nuestro dominio en busca de información es alta.
  3. Permite departamentar la comunicación: Como vimos en el apartado anterior, existen 2 tipos de cuentas corporativas, las personales y las orientadas.
  4. Las personales son perfectas para firmar nuestras tarjetas de visita y ofrecer una comunicación más personal y cercana, siempre vestirá más una cuenta como [email protected] que una cuenta orientada o @servidorestandar.com.

Tener una cuenta de correo corporativo no te obliga a solo utilizar esa, la mayoría de los hosting te permiten crear más de una cuenta. Las orientadas permiten crear cuentas para gestionar diferentes envíos y recepciones en función del objetivo. Esto, a nivel de gestión de la comunicación permite no saturar la cuenta personal con información que podamos filtrar.