Hacemos uso de ellas constantemente cada vez que utilizamos cualquier programa informático en cualquier dispositivo, pero apenas sabemos lo que son y cuál es su función. Las licencias de software son una especie de acuerdo contractual que determina las normas para usarlas. Existen diferentes licencias en función de las condiciones para su uso o de su gratuidad.

¿Qué son las licencias de software?

Las licencias de software son un contrato entre el autor de un programa informático y los usuarios del mismo. En ellas se establecen los términos, condiciones y cláusulas que se deben cumplir para poder usar ese programa y cada usuario que se descarga, instala, copia o lo utiliza debe aceptar esas condiciones.

Desde los años ochenta, el número de tipos de licencias no ha parado de crecer, ya que las empresas de programación comenzaron a limitar el uso de software en función de sus intereses. Para entender el mundo de las licencias hay que diferenciar entre dos grandes tipos: software libre y software de propietario.

El software libre carece de copyright. No tiene por qué ser gratuito, pero el usuario tiene libertad sobre ese programa para usarlo, copiarlo, modificarlo y distribuirlo a su gusto. Eso permite a los millones de desarrolladores del mundo ampliar sus posibilidades y expandir saber y conocimiento.

El software de propietario, en cambio, es aquel que su creador o dueño legal limita o prohíbe la copia, redistribución y modificación sin su permiso o sin un pago previo.

Además de estos dos tipos de licencias, nos encontramos el software gratuito o de dominio público, que carece de copyright y se puede utilizar, aunque el autor puede imponer restricciones a la hora de redistribuir el programa y los trabajos derivados del mismo. Por otro lado, existe la licencia de software semi libre, es decir, que tiene propietario, pero el programa viene con autorización para usar, copiar, distribuir y modificar si eres un particular y careces de ánimo de lucro.

Cuando adquirimos un programa, sea bajo el tipo de licencia que sea, lo que adquirimos es una licencia de uso, nunca el programa en sí, y como norma general se otorga una licencia por punto de uso o dispositivo.

Licencias de software libre

Las licencias de software libre permiten ejecutar el programa, estudiar su funcionamiento, adaptarlo a las necesidades de cada usuario, copiarlo y redistribuirlo y, por supuesto, mejorarlo y poner esas mejoras al alcance y servicio de toda la comunidad. Entre las licencias libres existen algunas diferencias.

Licencias de software libre no protegido con copyleft

Son aquellas cuyo autor autoriza para redistribuir, modificar y añadir restricciones adicionales a algunas copias o versiones modificadas, que pueden no ser libres completamente y requieren un software de pago para que funcionen algunos elementos.

Licencias de software protegidas con copyleft

En contraposición al copyright o copia reservada (derechos de autor), son software libre que no permiten a quienes lo cambian o redistribuyen agregar ninguna restricción adicional. Así, cada copia del software, aun si ha sido modificado, debe ser software libre. Copyleft es una práctica legal que consiste en el ejercicio del derecho de autor para propiciar el libre uso y distribución de una obra, y exige las mismas libertades al distribuir sus copias y derivados.

Licencia de software de GPL (GNU LGPL)

Es software libre y permite que se enlace con módulos no libres. Debe estar disponible y accesible para copias ilimitadas y a cualquier persona que lo solicite. En su primera versión se llamaba ‘Licencia Pública General para Bibliotecas de GNU’.

Licencia BSD

Es una licencia permisiva, pues casi no impone condiciones sobre lo que un usuario puede hacer. Es la menos restrictiva para los desarrolladores. El software puede ser vendido y no hay obligaciones de incluir el código fuente.

Licencias de MPL

Son las de Mozilla Firefox, Mozilla Thunderbird y la mayoría de otros software de Mozilla y algo menos permisivas que las anteriores.

Licencia de software de Debian

Su nombre completo es Debian Free Software Guidelines-DFSG y de ella deriva la licencia de Open Source Initiative. Establecge en sus criterios de distribución la exigencia de publicación del código fuente, la redistribución libre (también del trabajo derivado bajo la misma licencia del original) y que no puede discriminar a ninguna persona o grupo de personas, ni el software ni ninguna forma de su utilización.

Licencia Open Source Initiative

Una de las licencias más conocidas y utilizadas, llamada también de fuentes abiertas o código abierto, que permite la libre distribución (también del código fuente), la modificación del mismo, los desarrollos derivados y su redistribución en las mismas condiciones que el software original. Además, Open Source establece la integridad del código fuente del autor, que no debe ser discriminatoria de persona alguna o grupos de personas, ni restringir la utilización del software a campos de dominio o actividad y debe ser neutral en relación con la tecnología.

Licencia de software de X.org (X Windows System)

Distribuida por el Consorcio X (es la organización que controla su desarrollo), es usada en los sistemas operativos Linux y UNIX nacidos como alternativa a la oligarquía de los sistemas gráficos como Microsoft. Es también software libre, aunque sin adherirse al copyleft.

Licencia de software Freeware

Autoriza el uso del software de forma libre y gratuita, pero en general a particulares y no a empresas u organismos oficiales.

Licencia de software de Donationware

Es similar a la licencia Freeware, pero pide a cambio un donativo, aunque no sea obligatorio hacerlo para poder utilizarla. La licencia de software de Postcardware, también se parece, pero en vez de un donativo, suele pedir el envío de una postal como confirmación de su utilización.

Licencias de prueba o Shareware

Todos los usuarios nos hemos encontrado alguna vez con este tipo de licencia. Suelen  pedir un registro previo y autoriza el uso de un programa para que el usuario lo evalúe y posteriormente lo compre. La licencia de Demo es la sesión de un programa para su evaluación. Son muy populares en el caso de pruebas de juegos, por ejemplo.

Licencias de software de propietario

Con las licencias de software de código cerrado o software propietario o privativo (llamadas CLUFs o para usuario final), los propietarios establecen los derechos de uso, distribución, redistribución, copia, modificación, cesión y cualquier otra consideración necesaria. Los fabricantes de programas sometidos a ellas ofrecen servicios de soporte técnico y actualizaciones durante el tiempo de vida del producto.

Este tipo de licencias no suelen permitir que el software sea modificado, desensamblado, copiado o distribuido (lo que sería considerado piratería), regulan el número de copias que pueden ser instaladas y los fines concretos para los cuales puede ser utilizado.

Licencia de software de privativo

Su uso, redistribución o modificación está prohibida, o requiere que se solicite autorización.

Licencia de software de Comercial

Es aquel que está desarrollado por una entidad que tiene la intención de monetizarlo por su uso.

Licencia de software de OEM

Supedita su venta a que ese software debe formar parte de un equipo nuevo (el caso del sistema operativo Microsoft cuando nos compramos un nuevo ordenador).

Licencia de software de Retail

Es software que se vende. El programa es de la entera propiedad del usuario nuevo y puede venderlo o regalarlo.

Licencia de software de volumen

Su destino son los grandes usuarios (empresas) y el contrato de adquisición estipula un determinado número de equipos que pueden utilizar el mismo código.